Carreras y asesoramiento deportivo

Carreras y asesoramiento deportivo

MB Race, la carrera de una etapa más dura del mundo

Roberto Bou
Ciclista profesional

@letsbou

02 Sep 2020

Altura y exigencia física sobre la bicicleta a las faldas del Mont-Blanc

Existen muchas pruebas de mountain bike repartidas por todo el mundo. Las hay más largas, más cortas, más duras, más asequibles... Hoy quiero explicaros la preparación que yo mismo realicé para la que considero que es la carrera de una sola etapa más dura y exigente del mundo: la MB Race

¿Qué es la MB Race?

Mi preparación para este desafío comenzó un mes y medio antes, y tuve claro que tenía que buscar el terreno y las condiciones más parecidas a las que me iba a encontrar el día de la prueba. Y es que la carrera consta de grandes desniveles y grandes kilometrajes. Se realiza en una zona bastante elevada, Megevé (Francia), en plena altitud a las faldas del Mont-Blanc, por lo que todo el recorrido discurre entre los 1000 m y los 2400 m de altura, con seis largos y duros puertos de montaña, lo que provoca que la exigencia de las pistas para llegar a la cima y las bajadas vertiginosas sean extremas. Todo ello hace que sea una de las carreras más destacadas del mundo en el ámbito de la mountain bike.

¿Cómo me preparé para superar la MB Race?

Mi preparación fue en Teruel, concretamente en el pueblo más alto de España, Valdelinares, que está situado a 1782 metros de altitud. Sus condiciones hacen que sea una zona idónea para la preparación de una carrera con las características de la MB Race.

Las primeras dos semanas fueron de aclimatación, ya que la altura fatiga mucho y lo que se quiere conseguir es que se aumente el hematocrito (epo natural) de forma paulatina, provocando que el cuerpo consiga aclimatarse poco a poco a esa altura. Pasado ese tiempo añadí carga progresiva sin series cortas y de volumen en la zona más baja del pueblo, y cada semana fui progresando con entrenos más arriba. Lo más importante era ir acumulando desnivel para acostumbrar al cuerpo a esos puertos tan largos y desnivelados.

¿Cómo adapté la nutrición y suplementación?

La nutrición y suplementación fue a base de proteína, puesto que fatigamos más el músculo en carreras con tanta altitud, y la nutrición la adapté con comidas con alto contenido en calorías. En los entrenos largos solía comer una barrita con isotónico cada 45 minutos para adaptarme a lo que sería el día de la carrera. Me suele costar mucho comer en carrera y era necesario ir adaptando el cuerpo de forma previa. 

Preparación física los días previos a la MB Race

Una semana antes del inicio de la MB Race bajé a la ciudad de Barcelona, donde me preparé todo lo que necesitaba para el día de la carrera junto con entrenos suaves o no tan largos, con pequeñas series de 30x30 o 40x20 (corta recuperación) para ayudar al cuerpo a centrarse en la prueba. 

Una vez en Megevé lo primero que hice fue reconocer partes del circuito con la bicicleta eléctrica durante los 3 o 4 días previos a la carrera, sobre todo las partes de mitad de carrera hacia delante, y descansar bien para no fatigar al cuerpo demasiado con baños de agua muy fría que había en el mismo pueblo, que está plagado de ríos. 

¿Cómo fue mi experiencia en mi primera MB Race?

El día de la carrera fue una sorpresa para todos, incluso para mí. Mi idea no era salir en cabeza desde el principio, pero la realidad fue que desde el kilómetro 6 hasta la llegada fui solo en primera posición, sin que nadie me hiciera sombra. Desde el comienzo tuve claro cuáles eran mis ritmos y mis W para cada subida y fui capaz de mantenerme líder de principio a fin. Sin duda algo que no me esperaba y de lo que estoy muy orgulloso, más teniendo en cuenta que fue una World UCI Marathon en toda regla, pues participaron los mejores corredores de maratón de varios países: campeones belgas, suizos, franceses, etc.

Lo sorprendente fue que en cada avituallamiento me cantaban más diferencia con respecto a los de detrás, logrando hasta 7 minutos. En el km 90 de carrera, cuando quedaban tan solo dos subidas y vi claro que podía ganarla, que los límites no existen y que hay que ir siempre a por todas sin pensar en qué puede ocurrir si lo haces desde tan lejos, me escapé. La verdad que fue una sorpresa increíble y una gran emoción alzar los brazos en medio de tanta multitud de gente, algo que me hizo sentir muy muy feliz.

Es increíble el poder de superación que puede llegar a tener el cuerpo durante más de 8 horas pedaleando, sin llegar a pensar en nada más que "hoy la voy a liar y tengo ganas de dar un salto a todos". Me he emocionado al escribir estas palabras y espero que a ti, que estás leyendo esto, te sirvan para entender que la superación está únicamente en nuestra cabeza

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de todas nuestras novedades y eventos.